I lost myself somewhere inside the books
Originality is dead

jueves, 8 de enero de 2015

Midnight thoughts

Cariño, yo te quería. Pero tú eras como un fumador compulsivo y yo no era más que otro paquete de cigarros.
Me hiciste creer que me querías, que sólo me querías a mí. Que era la única y la mejor.
Y te seré sincera, sigo sin saber si me quieres o no, pero estoy segura y puedo decir con total certeza que no soy la única.

Ahora confieso, de veras te hamé, así con 'h', porque fue un error.

Me creía fuerte, creía que nadie, o al menos nadie como tú podría destrozarme tan ferozmente como hiciste.
Pensaba que podría con cualquiera que se me pusiera en mi camino. 'Si me engañas una vez, estás perdido', decía.
Y el engaño llegó. Y tras él llegaron todas sus consecuencias, entre ellas la verdad.
Había acabado, tenía que acabar. ¿Tan tonta era para seguir cayendo una y otra vez por ti? Sí, al parecer, lo era. Y lo soy. Por supuesto que lo sigo siendo.
Pensé que el juego ya acabó hace tiempo, pero estaba muy equivocada. No sólo no acabó, si no que no ha hecho más que empezar.

De hecho, conscientemente digo que está jugando conmigo, soy su entretenimiento. ¿Pero qué digo? ¿qué estoy haciendo? ¿Qué pretendo con todo esto?
Siendo sincera, no sé contestar a ninguna de esas preguntas.

Solo sé que estoy harta de los jueguecitos, odio todo esto, pero no sé que haría si acabase. Tengo miedo. Miedo de que esto llegue alguna vez a su fin. En realidad, no tengo nada que temer, ya que por supuesto, sería yo la que pusiera el punto y final.

Pero sigo teniendo miedo, no porque tu vayas a decir adiós, si no porque no sé si yo podré decirlo. No sé si, aún sabiendo que me vas a romper repetidas veces, prefiero quedarme a tu lado.

Por mucha palabrería y labia que tengas, he aprendido, y más que de sobra, que de ti no se pueden esperar dos frases seguidas que contengan una pizca de verdad.

Quería algo más que algunos mensajes a las 3 de la mañana y besos virtuales, y lo tuve. Pero, ¿realmente merece la pena?
No sé lo que quiere, no creo que él lo tenga mucho más claro, no sé lo que quiero.

Así que, ¿cuál es el punto de todo esto?
Estamos en un círculo vicioso. Y, ¿cómo salir?

Lo peor de todos estos pensamientos es la cantidad de preguntas sin respuesta que hay.

Así que, por muy típico y cliché que sea, solo queda mantenerse fuerte. Sé que soy más fuerte que cualquiera y nunca dejaré que nada me afecte(demasiado).


Por último, solo queda tomar nota mental de nunca volver a lo que un día me rompió.


5 comentarios:

  1. Buf, ¡cuantas veces habré pensado esto!
    El momento en que te das cuenta de que están jugando contigo, pero eres incapaz de dejar el juego porque eres adicta a él, y no sabes que te hará más daño,
    o sí lo sabes y no quieres admitirlo.
    Besos, Amanda.

    ResponderEliminar
  2. Lo entiendo en parte, porque es verdad que por muy fuerte que seas y mucho orgullo que tengas el amor te hace ser vulnerable en ese sentido.
    Está muy bien escrito :)
    besitos

    ResponderEliminar
  3. Me parece una entrada súper fuerte, así que te doy todo el apoyo posible y mis ánimos para que jamás de rebajes por NADIE.
    Besos <3

    ResponderEliminar
  4. Un amor que te hace sentir mal no merece la pena. El bienestar y la felicidad lo tienes en tus manos, busca relaciones que sumen y aporten.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Somos un nuevo blog de diseños creado expresamente para ti, para que órdenes pedidos y tu blog luzca como siempre quisiste. http://revolutions-graphics.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

¡Gracias por dejar tu granito de arena!
Todos y cada uno de tus comentarios me alegran el día ♥

About me

Mi foto
TV shows and boybands ruined my life